Nuevos gestores públicos: Santiago Fernández Herrero

Compartir
Santiago Fernández Herrero exponiendo en AOG 2017

Santiago Fernández Herrero es Ingeniero Industrial egresado de la UNCuyo y tiene una carrera de 13 años en la multinacional de productos de consumo masivo Procter&Gamble que lo llevó a vivir en Venezuela. En 2010 regresó al país para ponerse al frente de Impsa Wind, la división de negocios eólicos de Impsa, donde puso en marcha el Parque Eólico Arauco, en La Rioja. Desde 2015, luego de un breve receso del sector privado donde actuó como consultor, recibió la propuesta para unirse al Gobierno de Mendoza como Director de Hidrocarburos.

Junto a Mercedes Toplikar, médico epidemiólogo, formó una familia que integran 3 hijos de entre 10 y 14 años.

¿Que lo hizo dejar el sector privado para entrar al sector público?

Distintas cuestiones en torno a lo personal y laboral hicieron que considerará sumarme a este equipo de gobierno. A finales de 2015 me había desvinculado de una empresa en la que había finalizado una etapa de aportes y crecimiento, estaba trabajando por mi cuenta en un proyecto personal que continúo, y asesorando algunas empresas en Mendoza y Buenos Aires en temas de energía y organización. Llevaba poco más de 20 años trabajando en empresas privadas multinacionales, la mayor parte de ese tiempo fuera de la provincia e incluso fuera del país. En 2010 habíamos logrado regresar a Mendoza.

Siempre había querido devolver a la sociedad parte de lo recibido a lo largo de mi vida, ya que desde mi jardín de infantes y hasta la universidad estudié en instituciones públicas por lo qué, cuando en mayo de 2016 me llegó la propuesta de sumarme al equipo de gobierno, entendí que era momento para retribuir, agradecer e involucrarme.

Sí debo decir que si no hubiera ocurrido un cambio en el gobierno no hubiera aceptado el desafío. El ver la incorporación de gente idónea, comprometida, trabajadora y honesta a la tarea de gobierno fue un elemento decisivo.

Resumiendo, son 3 grandes motivadores lo que me mantienen trabajando en mi lugar actual:

  • Todo lo que recibí desde el Estado.
  • El sentirme representado por la gente que actualmente forma parte del gobierno.
  • El deseo de aportar a la sociedad y entregar resultados.

¿Cómo ha sido su experiencia profesional y cuál es la relación que mantiene con ellas actualmente? ¿Cómo es su relación actual con el sector privado en general?

Gran parte de mi carrera profesional la hice en una empresa de consumo masivo (P&G) donde trabajé 14 años, luego tuve la oportunidad de volver a Mendoza y trabajar casi 6 años en una empresa totalmente diferente donde lideré un equipo de trabajo estupendo que desarrollaba tecnología e implantaba proyectos de generación de energía (IMPSA). A finales de 2015, habiendo cumplido un ciclo, me desvincule de esta última e inicie un proyecto personal a la vez que trabaje asesorando a algunas compañías en Mza y Bs As. Tengo muy buena relación con la gente que continúa trabajando en estas compañías y con muchos compañeros que hoy se encuentran en otras empresas. En cuanto a mi relación con las empresas, prácticamente no la tengo, debido principalmente a que mi rubro actual es totalmente diferente.

En mi trato actual con empresas petroleras, podría decir que mi experiencia ayuda a entender lo que ellas buscan y lograr un balance entre lo que las empresas quieren y lo que nosotros los ciudadanos necesitamos.

Siempre se habla de dos grandes monstruos en la gestión pública, la política y la burocracia estatal. ¿Cómo le ha ido con eso?

Con respecto a la política, si bien creo que no es tan sencillo como algunos creen, tampoco es un cuco, sobre todo cuando desde los líderes del gobierno se ve un cambio en su manera de gestionar, donde valoran la capacidad técnica y de gestión que uno puede aportar y la reconocen. En la política me voy desarrollando en todo lo que puedo, aprendiendo de aciertos y sobre todo de los errores.

De igual manera mi trabajo está más relacionado con gestionar un equipo de trabajo y entregar resultados, diría que esos resultados van en un carril diferente a lo que conocemos como la política tradicional, obviamente que están dentro de un proyecto político. Veo con agrado que la política apunta cada vez más a resolverle problemas a la gente, por lo que ese monstruo (la vieja política) se va comiendo de a poco.

En cuanto a la burocracia, soy un instigador constante para hacer que los temas se resuelvan pronto. Por ejemplo en nuestra dirección llevamos un control de las tareas a ejecutar y de los resultados, le damos seguimiento de cerca luego para lograr que pase por los distintos estamentos del estado con los que tenemos relación, con la mayor celeridad.

El área de energía es una sino la más criticada por la gente, fundamentalmente por los aumentos de tarifas. ¿Que nos puede decir al respecto?

El tema de tarifas eléctricas es producto de años de mal manejo de las inversiones que el país necesitaba, tanto en la generación como el transporte de la misma. Tenemos que entender que el costo de la energía siempre debe pagarse, lo que pasaba era que el usuario pagaba solo una parte de la misma y el resto se pagaba desde el estado (es decir nosotros mismos, pero de otra manera) por lo que, desde mi punto de vista fue algo nefasto, la gente que más consumía y que tenían mayor poder adquisitivo eran los que más subsidio percibían. Mientras que a las personas que más ayuda necesitaban las dejábamos fuera del sistema teniendo que depender de gas envasado (que es caro) y de sistemas de energía malos.

Hoy la cosa esta cambiando, ¡si consumís 1400 m3 de gas por bimestre tenés que pagar por ellos! Hoy esa misma gente está cuidando ese consumo. Este ahorro, sumado a mayores inversiones en exploración, podría llevar a exportar nuevamente gas a Chile. Con la electricidad pasaba lo mismo, el costo de generación de los últimos MWh necesarios para abastecer la demanda ascendían a 300 USD por MWh. Hoy estamos instalando generación solar con costos de 60 USD por MWh. Esto va a mejorar los costos de generación total y mejorara también la calidad en el servicio, sin contar con el menor impacto ambiental de este tipo de generación.

La sociedad va madurando y sabe que si uno no paga lo que consume otro tiene que pagar la diferencia. Y que si el que paga la diferencia es el estado eso provoca más asimetrías.

¿Cuál es el balance que hace a la mitad de su gestión? ¿Cuáles serían sus frustraciones, cuales consideraría sus éxitos y como se ve al final de la gestión?

En la dirección tenemos profesionales capacitados, experimentados y muy comprometidos lo que, sumado a una mejora en la organización, nos ha transformado en un verdadero equipo de trabajo. Las empresas privadas valoran mucho esto.

En estos 15 meses de gestión (desde mi ingreso en junio de 2016) hemos logrado solucionar muchos problemas con contratos (Chañares Herrados, Puesto Pozo Cercado, Rio Diamante de OIL, 4 áreas de exploración de YPF con problemas y otras tantas más que están próximas a resolverse. Por otro lado, estamos a semanas de iniciar un proceso licitatorio de 12 áreas petroleras, la última licitación donde se otorgaron áreas petroleras de la provincia fue en 2007 y hubo extensiones de concesión en 2011, estas últimas tuvieron algunos problemas que hemos resuelto.

Para futuro queremos certificar ISO 9000 en nuestra dirección, dejar documentados todos los procesos que ejecutamos en nuestra área y que los mismos estén disponibles en la web de manera que la ciudadanía sepa qué hacemos y cómo lo estamos haciendo. Los procesos de trabajo escritos van a ayudar a dejar las bases de trabajo y evitar que ante cada cambio de gobierno se deba iniciar todo de cero.