Las inversiones en energía eléctrica superaron las de oil & gas por primera vez

Las inversiones del sector eléctrico aumentaron del 12 % al 43 % entre 2014 y 2016. La disminución de inversiones en el sector petrolero se traduce en menos pozos explotados al año por lo que se espera un 2020 con problemas de suministro.

Compartir

Los combustibles fósiles dejaron de ser los mayores captores de inversiones dentro del sector energético, según el último reporte de la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) publicado este martes.

Por primera vez en la historia las inversiones en energía eléctrica superaron a las de hidrocarburos, creciendo de un 12% en 2014 a 43% en 2016. En comparación, durante el mismo periodo, las inversiones en upstream de oil & gas disminuyeron un 44%.

“El dato clave es que la industria energética, en todo el mundo, gastó el año pasado 12% menos que el año anterior”, explicó Fatih Birol, director de la IEA. Según Birol, la caída de las inversiones se debe, principalmente, a que disminuyeron los costos de capital por unidad en upstream oil & gas, además de que se redujeron las exploraciones de nuevos pozos y la capacidad instalada de plantas alimentadas por hidrocarburos.

China continua siendo el mayor receptor de inversiones del sector energético, representando el 21% del mercado global. Sin embargo, según Birol, la sorpresa fue India que aumentó su participación un 7% entre 2015 y 2016. “India está acaparando el escenario del sector energético” expresó Birol.

A pesar de la caída de inversiones en el sector petrolero, la IEA estima que este año habrá un gran incremento en nuevas inversiones de por lo menos el 6%. Esto se debe al nuevo tratado liderado por la OPEC para congelar la producción hasta Marzo de 2018, lo que debería reestructurar los precios y favorecer a las inversiones, así como un incremento del 53% en las inversiones de Shale en EEUU.

Uno de los panoramas que más incertidumbre genera es el precio del petróleo. La mayoría de las compañías mantienen un enfoque más prudente en sus planes de inversiones, esperando que los precios del crudo no superen los U$S 50 por barril.  “Lo que nos preocupa es que se genere un brecha entre demanda y oferta que impactaría severamente al mercado alrededor del año 2020”, dijo el director de IEA.

“No puedo hablar de precios, lo que puedo decir es que cuando observamos las inversiones, cada vez más enfocadas en el corto plazo, o cuando observamos la creciente demanda y la caída de la explotación de pozos, consideramos que hará falta un milagro para evitar problemas de suministro para el 2020” concluyó Birol.