Impacto del Precio del Petróleo en la Producción y el Consumo

Compartir

La producción de petróleo mantuvo su tendencia descendente en julio al caer 7,5 por ciento con respecto al mismo mes del 2016, y en el acumulado de los primeros siete meses del año registró el peor nivel en 36 años, al sumar 16 millones de metros cúbicos, equivalentes a un retroceso interanual de 7,9 por ciento, informó el Ministerio de Energía y Minería.

El descenso en la extracción de crudo afectó a casi la totalidad del medio centenar de empresas que operan en la actividad, a excepción de 11 firmas que no produjeron y una decena aportó volúmenes ínfimos.

No obstante, las dos compañías líderes del negocio -YPF y Pan American Energy- morigeraron la baja general, ya que su producción descendió menos que la del promedio.

La empresa con mayoría de capital del Estado aportó en enero-julio 7,4 millones de metros cúbicos, frente a casi 8 millones en el mismo período de 2016, lo cual significó un recorte interanual de 6,4 por ciento.

Menor fue la caída de PAE, propiedad de Bridas -del grupo local Bulgheroni y de China’s National Overseas Oil Co, Cnooc-, que entre enero y julio lograron limitar su retroceso a 3,8 por ciento, ya que en ese lapso produjo 3,2 millones de metros cúbicos de petróleo.

En líneas generales, las empresas petroleras adjudican la caída en la producción de hidrocarburos a los bajos precios, a medida que se acerca el fin de los subsidios estatales al «barril criollo» -que cesarán a fin de año- y los valores se alinean con la cotización internacional.

Otros motivos mencionados aluden a fenómenos climáticos, como los que afectaron meses atrás a Comodoro Rivadavia, y a conflictos sindicales en alguna medida retroalimentados por los despidos de las compañías, ante la retracción de la actividad, la menor perforación de pozos y el freno en la recuperación secundaria.

El fenómeno a escala mundial

Globalmente, la producción y el consumo de petróleo ha aumentado sostenidamente con el tiempo, a pesar de las importantes variaciones en el precio. Se registran disminuciones en el último gran pico de 2005-2014, que no alcanzan a detener el ritmo de crecimiento. Esto demuestra que el aumento de la producción y el consumo de energías alternativas será el que haga descender globalmente su homónimo de petróleo.

Las reservas de petróleo tienen un horizonte de agotamiento aún lejano, por lo que la incógnita es cuán rápidamente aumentará la participación de energías alternativas en el balance global. En la Tabla 1 se puede apreciar cómo, de acuerdo con proyecciones de empresas privadas, las energías renovables crecerán entre 2015 y 2035. Se puede apreciar también que las principales fuentes de energía convencional que disminuirán serán el petróleo y el carbón.

En USA, país importador de petróleo, el comportamiento de la producción ha experimentado un impacto a la baja entre 2005 y 2008, producto del declino de sus campos viejos, a pesar del aumento del precio. Luego, se va recuperando hasta aumentar abruptamente en 2011, principalmente porque el precio del petróleo incentivó las perforaciones en campos de “Shale Oil” y el “Tight Oil”.