Comenzaron las obras de las pequeñas hidroeléctricas adjudicadas en el RenovAr.

Los cuatro proyectos hídricos, adjudicados en la primera ronda del RenovAr, están concesionados a Ceosa. La constructora planea trabajar con 12 pymes locales.

Compartir

La Empresa Mendocina de Energía y el grupo Ceosa anunciaron el comienzo de la construcción de cuatro pequeños aprovechamientos hidroeléctricos adjudicados a la provincia de Mendoza en la primera etapa del Plan de Energías Renovables Argentina 2016-2050.

El inicio de las obras se presenta después de la firma de los contratos por parte del Gobierno nacional, lo que otorgó a las empresas constructoras el acuerdo de compra-venta de energía. Con el financiamiento listo, Ceosa trabajará con más de 12 pymes mendocinas, proveedoras de bienes y servicios, contribuyendo al desarrollo económico provincial y a la generación de empleo genuino.

Entre las empresas que se asociarán a Ceosa, se incluyen consultoras, fabricantes de compuertas hidráulicas, elementos hidromecánicos, transformadores eléctricos y accesorios, proveedores de hormigón y acero, subcontratistas de mano de obra especializada, empresas de encofrados, materiales e insumos eléctricos, fabricantes de estructuras metálicas, alquileres de equipos y maquinaria para realizar excavaciones y movimientos de suelos, entre otros.

Las obras tendrán una duración de 18 meses aproximadamente y está previsto que se encuentren operativas para el segundo semestre de 2018. Asimismo, los trabajos generarán 105 empleos directos y 400 indirectos en la etapa de construcción, y 20 puestos de trabajo fijos para su posterior operación. Los cuatro proyectos totalizan una generación de 21,13 megavatios/hora de energía anual, con una potencia instalada de 4,2 MW.

Detalle de las obras

Los aprovechamientos Salto N° 6 y Salto N° 8 del Canal Cacique Guaymallén tendrán una potencia de 1,02 MW y 1,2 MW respectivamente y beneficiarán a más de 4.000 familias. A su vez, el Triple Salto, ubicado en el canal San Martín, tendrá una potencia de 0,65 MW y alcanzará a 1.000 hogares. Por último, el proyecto Tiburcio Benegas favorecerá a 3.000 familias, con una potencia de 1,7 MW.

Los pequeños aprovechamientos tendrán una cimentación denominada “pelo libre”, es decir, sin construcción de presas de embalse en el cauce del canal de riego. De esta forma, se plantean pequeñas centrales hidroeléctricas emplazadas dentro del canal de riego con vertederos laterales en ambos márgenes para asegurar que, ante una imprevista salida de servicio, el agua de riego siga circulando por el canal.