YPF proyecta alcanzar a fines de 2018 un costo de desarrollo de U$S 10 por barril en Vaca Muerta, similar al de EEUU

De cara a ese objetivo encaró un conjunto de perforaciones piloto para lograr ese salto de calidad en la productividad de sus operaciones. Así lo indicó el gerente ejecutivo de Recursos No Convencionales de YPF, Pablo Bizziotto.

Compartir

La petrolera estatal YPF prevé alcanzar en el último cuatrimestre de 2018 un costo de desarrollo de sus pozos en Vaca Muerta similar al que existe en Estados Unidos para no convencionales, de alrededor de 10 dólares por barril equivalente de petróleo, y de cara a ese objetivo encaró un conjunto de perforaciones piloto para lograr ese salto de calidad en la productividad de sus operaciones.

Así lo planteó el gerente ejecutivo de Recursos No Convencionales de YPF, Pablo Bizziotto, al participar en una mesa sobre Desafíos y Oportunidades de la industria en América Latina que se desarrolló esta tarde en el marco de la Conferencia de la Sociedad de Ingenieros en Petróleo que se realiza en el Hotel Sheraton Retiro, de Buenos Aires.

“YPF redujo notablemente su costo desarrollo por pozo en petróleo al pasar en 2015 de los 32 dólares por boe a los actuales 13 dólares por boe, básicamente porque pudimos ejecutar la estimulación de los pozos con las etapas planificada, identificamos los mejores niveles de navegación y optimizamos nuestros procesos de construcción”, explicó Bizziotto.

Del encuentro participaron, además de Bizziotto, Jorge Enrique Ponce, de Wintershall Energia; Carlos Alejandro Berto de Tecpetrol; y Ricardo Livieres de ExxonMobil; quienes expusieron las experiencias técnicas sus emprendimientos en Vaca Muerta y plantearon sus perspectivas de desarrollo del yacimiento.

En su exposición, Bizziotto detalló que este costo de desarrollo se alcanzó con pozos horizontales de 1.500 metros, con hasta 20 etapas de fractura y con un costo asociado de 7,5 millones de dólares por pozo en un punto de equilibrio de 43 dólares por barril.

“Ahora el nuevo norte de YPF es alcanzar en el último cuatrimestre de 2018 un valor de 10 dólares por barril, lo que vamos a lograr con pozos más largos luego de haber alcanzado el nivel de confianza y conocimiento con los horizontales de 1.500 metros”, señaló el directivo.

En ese sentido, Bizziotto adelantó que los próximos pasos técnicos de la petrolera en Vaca Muerta es hacer pozos extendidos más largos y llevar todos los equipos al límite técnico con la base de diseño de 2.500 metros horizontales para todos los nuevos pozos que se encaren en las distintas áreas en las que opera.

Para ello, YPF encaró este año “un pozo piloto de geonavegación con cuatro pozos que puede llegar a ser un nuevo salto de calidad en la productividad”, anticipó el gerente de no convencionales de YPF, y agregó que “ya está cerrada la planificación de un pozo de 3,200 metros que va a empezar a ser perforado en el segundo semestre del año”.

Este futuro pozo tendrá como objetivo un costo de entre 12 y 15 millones de dólares, con 40 etapas de fractura y en 42 días de perforación, lo que permitirá reflejar el grado de desarrollo que está alcanzando el yacimiento respecto a los que se está registrando con sus pares de los Estados Unidos.

Sobre el grado de conocimiento de la roca y de desarrollo tecnológico, Bizziotto resaltó que el 100% por ciento de los pozos que viene realizando YPF desde 2016 fue fracturado con arena nacional y hoy la empresa dispone de toda la tecnología de ultima generación en la Cuenca Neuquina que se está “probando en tiempo real” con Estados Unidos.