Trump sacará a EEUU del acuerdo climático de París

El presidente Donald Trump anunció, en una conferencia de prensa, que sacará a su país del Acuerdo de París sobre cambio climático, aunque comenzaría a renegociar los términos para volver a unirse.

Compartir

Con la salida del pacto, Trump remarcó que cumplió una de sus principales promesas de campaña, aunque también indignó a aliados internacionales de Estados Unidos, quienes mantuvieron tortuosas negociaciones durante años antes de alcanzar el histórico acuerdo de 2015 para combatir el calentamiento global.

Además de poner a Estados Unidos en desacuerdo con casi todas las naciones del planeta, la decisión constituiría un dramático giro respecto de la política ambiental del ex presidente Barack Obama y podría dar impulso a otros esfuerzos por socavar el acuerdo.

“Los EEUU se retirarán del acuerdo climático de París, pero comenzará negociaciones para volver a ingresar, ya sea al acuerdo de París o cualquier otro arreglo, en términos que sean justos para nuestros negocios, nuestros trabajadores y quienes pagan impuestos. Esperemos concretar un acuerdo que sea justo”, dijo en su discurso.

El mes pasado, Trump dijo que estaba decidido a retirarse del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta o Tlcan), hasta que habló con los gobernantes de Canadá, Justin Trudeau, y México, Enrique Peña Nieto, y optó por iniciar una renegociación de ese acuerdo.

Trump se reunió ayer con Scott Pruitt, director de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA, por su sigla en inglés) y escéptico del cambio climático, y hoy mantuvo un encuentro en la Casa Blanca con su secretario de Estado, Rex Tillerson, quien está a favor de que Estados Unidos siga formando parte del Acuerdo de París.

El pacto fue alcanzado durante una conferencia en la capital francesa el 12 de diciembre de 2015 y sus firmantes se comprometieron a reducir de manera voluntaria sus emisiones de dióxido de carbono, consideradas responsables del efecto invernadero que explica el calentamiento global.

Todos los países suscribieron el acuerdo menos dos: Siria, escenario de una guerra devastadora, y Nicaragua, que consideró que los compromisos asumidos eran insuficientes.

El acuerdo se firmó durante el mandato del demócrata Obama, quien propuso como meta que Estados Unidos reduzca para 2025 las emisiones de gases entre un 26 y un 28% respecto a los niveles de 2005.

 

 

La noticia de la esperada decisión de Trump provocó reacciones inmediatas en el mundo.

En Bruselas, funcionarios de la Unión Europea (UE) dijeron que la UE y China reafirmarán su compromiso con el acuerdo a pesar de lo que decida Trump, y que detallarán de qué manera cumplirán con sus obligaciones durante una cumbre UE-China que se celebrará mañana y el viernes, informó la agencia de noticias EFE.

La ONU, por su parte, publicó hoy en su principal cuenta de Twitter una declaración de su secretario general, António Guterres, quien dijo que “el cambio climático es innegable. El cambio climático es imparable”.

Michael Brune, director ejecutivo de Sierra Club, una de las organizaciones ambientales más antiguas y de mayor influencia en los Estados Unidos, dijo que retirarse del Acuerdo de París sería “un error histórico”.

“Nuestros nietos mirarán atrás estupefactos y consternados ante un líder mundial tan divorciado de la realidad y la moral”, agregó.

La líder de la bancada demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, habló de una “pasmosa abdicación del liderazgo estadounidense y una grave amenaza al futuro de nuestro planeta”.

Cientos de compañías de gran importancia han hablado a favor del acuerdo, incluyendo a Apple, Google y Walmart. Incluso compañías energéticas que trabajan con combustibles fósiles, como Exxon Mobil, BP y Shell, han dicho que Estados Unidos debería cumplir con el acuerdo.

En el Congreso, 40 senadores demócratas enviaron una carta a Trump diciendo que retirarse del pacto dañará la credibilidad y la influencia mundial del país, el segundo mayor emisor de dióxido de carbono del planeta, detrás de China.