Shale mendocino, la oportunidad de crecimiento

La Dirección de Hidrocarburos afirma que existe una reserva equivalente a todo el petróleo que se ha producido desde el inicio de la actividad hidrocarburífera en la provincia, hace 50 años.

Compartir

Si bien las reservas de hidrocarburos convencionales están en un proceso de declinación, en Mendoza existe un gran potencial aún por explorar en las reservas del no convencional. Mediante la exploración y explotación del petróleo pesado y no convencional, la Provincia podría mantener el ritmo de inversión y de empleo por los próximos 20 años.

El gran potencial de petróleo pesado se evidencia en un área de 300 km2, aproximadamente, en el borde la Cuenca Neuquina, donde hay estimaciones que la reserva del petróleo in situ (oil in place) asciende a casi 1.000 millones de barriles de petróleo, de los cuáles con la tecnología actual se podría recuperar el 10% de ese volumen. En total la Provincia dispone de 20 áreas ubicadas en Malargüe, de las cuáles 4 saldrán a licitación en próxima ronda.

“El grado de actividad de la industria en el no convencional de Mendoza va a depender de cuán eficiente sea el trabajo en conjunto entre Gobierno, empresas y sindicatos para lograr hacer rentable esta actividad y que la misma genere empleo e ingresos adicionales para la provincia. Hoy el Gobierno está acompañando a los sectores involucrados para facilitar estas inversiones y, por su parte, empresas y sindicatos están analizando el potencial futuro para adecuar los costos de producción local a estándares internacionales”, afirmó Santiago Fernández Herrero, director de Hidrocarburos.

Actualmente, YPF, PETSA, y Pluspetrol, así como otras empresas, se han mostrado interesadas en invertir en no convencional, tanto en petróleo pesado como en explorar rocas generadoras de Vaca Muerta y Cacheuta en Mendoza Norte.