Recomiendan que el Estado no venda su participación en Transener

Analistas del Instituto Argentino de la Energía creen que perder presencia estatal en la mayor distribuidora eléctrica local podría ser un grave error.

Compartir

A través de un documento firmado por su vicepresidente primero, Pedro Albitos; su vicepresidente segundo, Gerardo Rabinovich; y su secretario, Diego Grau, el Instituto Argentino de la Energía (IAE) ‘General Mosconi’ recomendó al Gobierno nacional no desprenderse de la participación estatal en la principal distribuidora de electricidad del país.

Bajo el elocuente título de ‘Poderosas razones para no vender las acciones que posee el Estado nacional a través de Enarsa en Transener’, el informe calificó como errónea la intención de ceder el control de la firma en este “momento clave para el sector eléctrico” y sugirió dar marcha atrás “con honestidad intelectual, sin vanas obstinaciones y con grandeza política”.

En concreto, el IAE enlistó 10 argumentos para no transferir la participación accionaria del sector público en Transener: tres económicos, uno financiero, uno patrimonial, uno político, dos técnicos y dos institucionales.

La primera razón económica estriba en que no existe un estudio de factibilidad que pruebe de manera contundente que la venta de los títulos de Citelec en poder de Enarsa resulte “más conveniente que conservar esas acciones en poder del Estado y obtener el flujo de beneficios futuros regulados por el propio Estado mediante las tarifas fijadas conforme a la legislación vigente”.

De acuerdo con el IAE, no hay indicios de que la venta de los títulos de Citelec en poder de Enarsa pueda resultar más conveniente que conservar esas acciones y obtener el flujo de beneficios futuros regulados por el propio Estado.

Sobre la segunda, en tanto, el reporte puso el foco en la falta de proyección del flujo de beneficios futuros de la compañía, considerando que la concesión del monopolio natural del transporte eléctrico en todo el territorio nacional durante el lapso remanente es de 68 años.

“El flujo de beneficios futuro será creciente con el incremento de la energía transportada (crecimiento de la demanda) y el cambio del factor de carga de las líneas (disminución del factor de carga de las instalaciones de generación en base a energías renovables)”, proyectó la entidad.

Una tercera motivación económica pasa por el uso como medio de pago de los certificados de deuda con generadores (Liquidaciones de Venta con Fecha de Vencimiento a Definir –LVFVD–). Éstos, según el IAE, deberían ser aceptados “en el proceso de venta de los activos de Enarsa en generación, pero no es razonable su aceptación en la venta de Transener”.

Fuente