Phoenix buscar aumentar sus actividades en Mendoza

La nueva petrolera que nació de la fusión entre la suiza Mercurial y la mendocina Andes, está satisfecha con los resultados observados en Puesto Rojas, en Malargüe.

Compartir

La compañía Phoenix Global Resources plc, creada el 10 de agosto pasado mediante la combinación de las empresas Andes y Trefoil (propietaria de El Trébol), informó hoy que continuó sus trabajos de evaluación sobre la formación de shale Vaca Muerta en el bloque Puesto Rojas, Malargüe, a la vez que realizó una solicitud a la provincia de Mendoza “para una concesión de explotación no convencional en el área”.

“Hemos estado ocupados con la actividad de evaluación continua en Vaca Muerta y la finalización, tanto de nuestro programa de perforación como del plan de desarrollo de nuestros activos”, expresó hoy el gerente general de Phoenix, Anuj Sharma, al presentar a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires su primera información financiera y operativa actualizada.

“Continuamos trabajando en el proceso de integración y esperamos completar la mayor parte en 2017”, precisó Sharma en la documentación elevada también a la Comisión Nacional de Valores.

El empresario agregó que “conocemos bien la Argentina y nos entusiasma ver la creciente estabilidad política en el país, que se traduce en un contexto económico positivo, con deudas que disminuyen y la flexibilización de los controles cambiarios”.

“En conjunto, estos desarrollos positivos aumentan el atractivo de la Argentina para la inversión, tanto local como internacional”, evaluó el gerente de Phoenix.

Específicamente en el mercado petrolero, añadió Sharma, “la reciente suspensión de los controles de precios (en el mercado de combustibles) demuestra una confianza creciente en el sector energético en general”.

El directivo de Phoenix resaltó que “la Argentina ha sido bendecida con recursos naturales significativos y, en especial, la formación de shale Vaca Muerta de primer nivel, que es la única formación de shale fuera de Estados Unidos con pozos económicamente exitosos y con una producción de más de 67.000 bpepd (barriles de petróleo equivalente por día)”.
En cuanto a la solicitud de una licencia de explotación no convencional al gobierno mendocino, Sharma la vinculó a los “resultados prometedores” de la evaluación inicial realizada en Puesto Rojas.

El ejecutivo reveló que “nos encontramos a la espera de la conclusión de la normativa de petróleo y gas no convencional de la provincia de Mendoza y su decisión respecto a nuestra solicitud, para luego continuar con nuestro programa de evaluación y desarrollo”.
Entre los hechos operativos destacados, se perforaron tres pozos en el bloque Puesto Rojas, dos de los cuales alcanzaron Vaca Muerta además de los horizontes convencionales, a los que se sumaron tras la finalización del período otros cinco pozos (tres de los cuales se evaluaron para potencial no convencional).

También se perforaron 41 pozos de desarrollo en la licencia Chachahuén, en sociedad con YPF, “todos ellos exitosamente en producción”.

Del mismo modo, se perforaron dos pozos de desarrollo en el área Santa Cruz Sur y otros dos de exploración en las concesiones Angostura y Río Cullén, en Tierra del Fuego.
Otra novedad reportada es que, tras la aceptación por parte del gobierno mendocino de un nuevo plan de explotación presentado para los bloques Chañares Herrados y Puesto Pozo Cercado (en los que el Phoenix posee un 78% de participación), los socios del negocio conjunto revertirán el 100% de este último bloque.

En otro orden, la empresa acordó con sus socios de negocio conjunto que asumirá desde el 1° de octubre el rol de operador del bloque de exploración Río Atuel, que antes tenía Tecpetrol.

Phoenix acordó adquirir la participación del 33,3% de Tecpetrol en el área, con lo cual la aumentará hasta 66,6% y agregará aproximadamente 32.800 hectáreas.

Los ingresos combinados de la empresa fueron de US$ 88 millones en la primera mitad de 2017, en comparación con US$ 102,4 millones en el mismo período de 2016, debido a que “el gobierno continuó permitiendo que el precio interno regulado alcance la paridad con los referentes internacionales”.