Se cayó la última oferta para salvar la petrolera de López y quedó al borde de la quiebra

La firma holandesa Trafigura se retiró del proceso de salvataje porque no puede pagar la deuda a la AFIP.

Compartir

La petrolera Trafigura Argentina S.A. (TASA) se retiró del proceso de salvataje de la concursada Oil Combustibles S.A. (OCSA), de los empresarios detenidos Cristobal López y Fabian de Sousa, luego de que la AFIP habilitara un plan de más de 12 cuotas para pagar las deudas de esa empresa.

“Resulta inviable que TASA pueda abonar o arribar a un acuerdo de pago de las deudas fiscales y tributarias de OCSA en las condiciones que las mentadas resoluciones internas de la AFIP establecen”, sostuvieron los representantes de Trafigura en un escrito de 6 páginas presentado ante el juez en lo comercial Javier Consentino.

Trafigura era la única empresa que se había mostrado interesada en el proceso de salvataje de Oil Combustibles y, al retirarse, deja a la petrolera del Grupo Indalo en camino a la quiebra.

Según Trafigura, “descartada la conformidad del mayor acreedor, resulta a todas luces inconveniente transitar el camino establecido por los arts. 48 y ss. de la Ley de Quiebras, cuando se conoce ya el desfavorable resultado final”.

El pedido de Oil Combustibles de ingresar al salvataje había sido presentado por los administradores de la empresa, mientras que la AFIP sostenía que la única forma de cobrarse sus deudas con esa firma era a través de la quiebra.

Oil Combustibles acumuló una deuda de 8.000 millones de pesos con la AFIP por no haberle rendido lo recaudado a través del impuesto a las transferencias combustibles.

Esa deuda es investigada en el fuero federal, donde Cristóbal López y Fabián de Sousa se encuentran procesados y detenidos por supuesta defraudación al Estado.

La situación judicial de los dueños

Luego de que la Sala I de la Cámara Federal ordenara detener de manera preventiva al dueño de Oil Combustibles por defraudación a la administración público por al menos $ 8.000 millones por la retención del Impuesto a la Transferencia de Combustibles (ITC), Cristóbal López regresó a la cárcel de Ezeiza y Fabián de Sousa a Marcos Paz.

Los dueños de Oil Combustibles fueron acusados de defraudar a la administración pública por al menos $ 8.000 millones, por la retención del Impuesto a la Transferencia de Combustibles (ITC). Uno de los argumentos para pedir su detención fue que ya entorpecieron la investigación al simular la venta del grupo.

Cristóbal López sumó a su defensa a un abogado particular: el exjefe de Gabinete, Aníbal Fernández volvió a la palestra para reconocer que iba a defender a “su amigo” porque existe “un Estado ladrón que mete presos a los empresarios sin ninguna razón para quedarse con su patrimonio”.

“Me sumé al equipo porque lo que están haciendo con Cristóbal López y con Fabián de Sousa es una catástrofe. Aquel Estado asesino que significó la dictadura, hoy se ha convertido en un Estado ladrón que mete preso a dos empresarios sin ninguna razón para quedarse con su patrimonio”, sostuvo el exfuncionario en diálogo con Radio Uno.