Nuevo impulso a la actividad petrolera del Sur mendocino

Comienzan los trabajos de extracción de petróleo. En 5 meses de tareas se crearon más de 250 puestos de trabajo, lo que involucró una inversión de unos U$S 30 millones. El proceso de evaluación realizado culminó con el dictado de la Resolución 387/18, que autoriza la Estimulación Hidráulica de los pozos ubicados en el área del Puesto Rojas, en Malargüe.

Compartir

La entrada en vigencia del Decreto 248/18 permitió abrir nuevos horizontes a la actividad petrolera en lo que se refiere a la extracción en yacimientos no convencionales, ya que ordena por primera vez en la historia de Mendoza, múltiples controles con sus debidos protocolos para desarrollar la actividad.

Entre las tareas de preparación (perforaciones, tanques, líneas, etc.) y las estimulaciones propiamente dichas, que comienzan mañana, la actividad ha generado, en los últimos 5 meses, más de 250 puestos de trabajo y una inversión que alcanza los U$S 30 millones.

En el proceso de evaluación intervino la Dirección de Carrera de Ingeniería en Petróleo de la Universidad Nacional de Cuyo, en su rol de organismo dictaminador; la Dirección de Protección Ambiental del Gobierno de Mendoza; el Departamento General de Irrigación y la Municipalidad de Malargüe. Cabe recordar que la Empresa El Trébol, concesionaria del área de Puesto Rojas y Cerro Mollar, está invirtiendo en Vaca Muerta, principal formación no convencional de la Argentina.

El desarrollo se inicia con la Estimulación Hidráulica de 15 pozos. Los 5 primeros ya fueron sometidos a Evaluación de Impacto Ambiental, en el marco de lo establecido por el Decreto 248/18. Además, la empresa ha construido los freatímetros previo al inicio de las operaciones y está haciendo un monitoreo previo de la calidad del agua subterránea.

El procedimiento de evaluación consistió en la presentación por parte de la empresa del Aviso de Proyecto, que es la compilación de todos los estudios que debe presentar para obtener la aprobación ambiental. El estudio contempla toda la información referida a los posibles impactos sobre suelo, aire, agua y población, de la actividad y las medidas de prevención y mitigación.

El estudio cuenta, entre otras cosas, con un apartado con la siguiente información:

• Datos de los pozos (características, formación, acuíferos, esquema, locaciones múltiples).

• Datos de la integridad de los pozos existentes (corrosión, hermeticidad y cementación).

• Proceso de fractura (ensayos de presión, intercomunicación y cantidades).

• Datos del Recurso Hídrico a utilizar(origen, permisos y almacenamiento).

• Datos de los aditivos a utilizar en la estimulación (análisis y declaración jurada).

• Datos del Agua de Retorno (análisis, almacenamiento y tratamiento).

• Datos de sismicidad (estudios de riesgos y fallas).

• Medidas de prevención y mitigación(cuidado del suelo, agua y aire).

• Plan de monitoreo, lo que permite el control constante de la actividad.

Además, la empresa debió presentar unadeclaración jurada sobre la no afectación de acuíferos, de fuentes de provisión de agua a pobladores, a las actividades agrícolas, ganaderas y caudal ecológico. Como así también sobre volumen estimado y la fuente de provisión de agua a utilizar durante las etapas de perforación, explotación y terminación de pozos, debiendo acreditar la autorización de Irrigación.

Este proceso de evaluación culminó con el dictado de la Resolución 387/18 que autoriza la Estimulación Hidráulica de los pozos ubicados en el área del Puesto Rojas, en Malargüe.

Esto se realizó teniendo en cuenta también lo establecido en la Ley 5.961 de 1992, de Preservación del Ambiente y Resguardo del Equilibrio Ecológico; el Decreto 437/93 (Evaluación Ambiental previa a la actividad petrolera); Decreto 170/08 (Hidrocarburos. Evaluación de Impacto Ambiental) y el Decreto 248/18.