Mendoza incrementó la perforación de pozos en más del 150% entre 2012 y 2016

En cuatro años se duplicó la cantidad de pozos perforados y terminados en la provincia. Se espera una licitación en Septiembre que permita aumentar la actividad de la Cuenca Cuyana.

Compartir

El importante esfuerzo de perforación y terminación de pozos realizado luego del año 2012 en la provincia de Mendoza, como puede observarse en el gráfico 1, logró estabilizar la producción de petróleo y mantuvo aleatoriamente la de gas. La actividad pasó de 74 pozos terminados en el año 2012 a 198 pozos terminados en 2016; un 167.57% más. Sin embargo, tal intensidad de perforación y terminación anual de pozos no fue suficiente para incrementar significativamente
la producción.

La producción anual de petróleo en Mendoza pasó de 4272 Mm3 (Miles de metros cúbicos) en 2014, a 4553 Mm3 en 2016, es decir se incrementó en 281 Mm3 anuales lo que representó una suba del 6.58% con respecto al año 2014.

La producción anual de gas en Mendoza osciló entre 2482 MMm3 y 2292 MMm3 en los años 2013 a 2016, experimentando una caída de 7.65% en 2016 con respecto a 2013.

No resulta sencillo atribuir a una sola causa los resultados poco alentadores de este esfuerzo en perforación. Algunas de ellas podrían ser:

 Declino pronunciado de los pozos “viejos” que enmascara el aporte de los más recientes.

 Perforación en zonas remanentes de los yacimientos con propiedades de reservorio más desfavorables que las zonas principales (típico en yacimientos maduros).

 Bajo porcentaje de éxito en las perforaciones exploratorias.
A nivel país se pasó de 1126 pozos terminados en el año 2012 a 1348 en el 2015, cayendo luego a 997 (-26%) en el año 2016, según puede observarse en el gráfico 2. La tendencia declinante de la producción anual de petróleo no se detuvo, pero sí se observa una suba en la producción anual de gas entre los años 2014 y 2016.

Según el Instituto Argentino del Petróleo y del Gas (IAPG) los pozos perforados para gas oscilaron entre el 15 y el 20% del total de pozos, por lo cual entre el 85 y 80% restante se perforaron en zonas petrolíferas. Esto constituye un hecho preocupante para la sostenibilidad de la producción de petróleo.