Se aprobó la factibilidad ambiental de la represas del sur

La aprobación del estudio de factibilidad fue dispuesto mediante una resolución conjunta firmada por los ministros de Energía y Minería, Juan José Aranguren, y de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman.

Compartir

La resolución 1E/2017, publicada este lunes en el Boletín Oficial, recuerda que en agosto de 2013 las obras fueron adjudicadas a la Unión Transitoria de Empresas (UTE) conformada por la empresa China Gezhouba Group Company Limited y las locales Electroingeniería S.A. e Hidrocuyo S.A.

La medida señala que el gobierno nacional inició el año pasado “una revisión integral de los diversos aspectos del proyecto”, a fin de “garantizar la viabilidad técnica, ambiental, económica, financiera y operativa de las obras y su inserción en el Sistema Argentino de Interconexión (SADI).

El 21 de diciembre pasado, un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación hizo lugar a un amparo de la Asociación de Abogados Ambientalistas y suspendió el avance de la construcción de las represas hasta la realización de nuevos estudios ambientales y una audiencia pública en el Congreso Nacional.

A raíz de este fallo, sólo se avanzó en el desarrollo de las tareas preliminares, que incluyeron obras de sondeo geotécnicos exploratorios; actividades de estudio de base; caminos de acceso; construcción de villas temporarias y ejecución y funcionamiento de obradores.

El Ministerio de Energía y Minería informó que, además del estudio ambiental, “se realizó una baja de costos final de la obra de 1.200 millones de dólares, sin afectar en forma significativa la energía anual promedio prevista de generación”.

Click aquí para acceder al estudio de impacto ambiental

La Secretaría de Energía de la provincia de Santa Cruz estimó que hacia el segundo semestre del año la obra tendrá una demanda máxima de 6.000 a 6.500 empleos directos, con un elevado porcentaje de carácter local, además de las necesidades de materias primas, con un fuerte impulso en el comercio, la venta de combustibles, automotores y otros productos, como efectos del aumento del empleo local.

Ambas represas, sobre el río Santa Cruz contemplan una producción media anual del orden de 5.200 GWh (equivalente a 3,6% de la energía eléctrica aportada en 2016 al Sistema Argentino de Interconexión).