La inversión en las represas hidroelectricas de Santa Cruz alcanzó los US$600 millones

Los trabajos preparatorios para la construcción de las represas hidroeléctricas sobre el río Santa Cruz, La Barrancosa y Condor Cliff, avanzan con la participación de un millar de trabajadores y ya insumieron una inversión cercana a los 600 millones de dólares, informó el presidente de la empresa estatal Ieasa (Integración Energética S.A.), Hugo Balboa.

Compartir

En contacto con la prensa, Balboa precisó que “la actividad se concentra por ahora en el movimiento de tierras, que es de gran magnitud dado el tamaño que tendrán las futuras centrales”.

El reinicio de las actividades se produjo a comienzos de este año, luego de la pausa en 2016-17 para el rediseño del proyecto y la audiencia pública para evaluar el impacto ambiental en la zona, ordenada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

La incorporación de personal a los trabajos permitió recuperar la nómina existente a fines de 2015 pero se espera que continúe el ingreso paulatino de operarios, que podría hasta duplicar el plantel actual hacia fines de este año.

Los trabajos de mayor complejidad “están relacionados con el desvío del río y se producirán recién hacia 2020”, consideró Balboa y señaló que para entonces se estima que habrá más de 5.000 trabajadores en las tareas de construcción.

El control de los trabajos respectivos estaba a cargo de la estatal Ebisa (Emprendimientos Binacionales S.A.) hasta su fusión en 2017 con Enarsa (Energía Argentina S.A.), de la cual surgió la creación de Ieasa, en el ámbito de la cartera que conduce el ministro Juan José Aranguren.

La Unión Transitoria de Empresas encargada del proyecto santacruceño está conformada por las locales Electroingeniería e Hidrocuyo, y la china Gezhouba Group Corp. (CGGC).

La represa Condor Cliff se ubicará en cercanías de El Calafate, mientras que La Barrancosa estará situada entre Comandante Luis Piedra Buena y Puerto Santa Cruz.

La construcción de las hidroeléctricas demandará una inversión estimada en 4.500 millones de dólares y los recursos financieros serán aportados por entidades de China, tras la ratificación de los acuerdos binacionales.

La revisión al proyecto original, realizada en 2017 por el Ministerio de Energía y Minería, incluyó la disminución del número de unidades generadoras (de 6 a 5 en la central Condor Cliff y de 5 a 3 en La Barrancosa), de modo que la potencia instalada del conjunto pasó de 1.740 a 1.310 megavatios (Mw), lo que permitió un fuerte ahorro en el volumen de excavación, como también en las necesidades de hormigón y de equipamiento hidroelectromecánico.

La energía media anual generada será de 5.170 Gwh, suficiente para abastecer a dos millones de habitantes, además de soportar el desarrollo de emprendimientos agrícolas, ganaderos, pesqueros, industriales y gasíferos, entre otros.

Los trabajos incluirán una línea de extra alta tensión en 500 kilovatios, de unos 170 kilómetros de extensión, que conectará ambas centrales con la subestación Puerto Santa Cruz para transmitir la electricidad generada al Sistema Argentino de Interconexión (SADI).

El plazo de ejecución de las obras es de 85 meses, con lo cual la operación de las centrales se verificará, presumiblemente, a comienzos de 2025.