La central de Anchoris comenzó el periodo de pruebas.

Se espera que esté en funcionamiento a comienzos de septiembre. Mirá el video de un drone volando por encima de la central.

Compartir
Osvaldo del Campo, CEO de Galileo

“La central de Anchoris está finalizada en un 90%, ingresando en periodo de pruebas, por lo cual las próximas semanas estaremos abocados a ensayos y conexión a la red” explicó el CEO de Galileo Technologies, Osvaldo Del Campo. “Esperamos estar funcionando al 100 % dentro de cuarenta días” añadió.

Según la publicación del boletín oficial, ya se solicitó el ingreso al Mercado Eléctrico Mayorista para conectarse al Sistema Argentino de Interconexión a través de la Estación Transformadora de Anchoris, de 132 Kv.

La central térmica de Anchoris está ubicada estrategicamente porque apunta a captar todo el gas que hay en el sur de la provincia que por distintas razones no puede ser extraído, ya sea porque no hay gasoductos, o porque los volúmenes no justifican crear una infraestrucutra de gasoducto tan grande. Sin embargo, cuando se suman la totalidad de los pozos de la zona se obtiene un volumen importante. Galileo tiene la solución para el problema y ellos lo llaman la tercera evolución del gas.

“El gasoducto virtual lo inventamos hace unos veinte años acá en Argentina, en primer lugar para llevar gas a los pueblos, ciudades e industrias, y luego lo usamos para conectar los pozos con los gasoductos. En este momento estamos en lo que nosotros llamamos Gas 3.0, que es algo muy innovador a nivel mundial, y se trata de sacar el gas desde el pozo y llevarlo directamente hasta la central” explicó Del Campo.

“Hay una infraestructura muy compleja que son unas unidades de producción de GNL que van directamente a los pozos; allí extraemos el gas, lo licuamos, lo metemos dentro de camiones y lo enviamos sin escalas a la planta de generación. Anchoris es una central que funciona a gas pero que no está conectada a ningún caño, sino a un ducto virtual” puntualizó el CEO de Galileo. “Eso permite que funcione todo el año, sin restricciones de invierno, y además que sea más económica que cualquier otra central de la zona” añadió.

La obra tuvo un avance ininterrumpido desde sus comienzos y principalmente se debe a su estructuración financiera. “Obviamente el financiamiento en Argentina no es fácil, el 70 % de todo este proyecto es financiamiento propio y el resto con capitales del exterior” precisó Del Campo, dejando en claro que este proyecto es una gran apuesta para la compañía en la que invirtieron más de U$S 80 millones.

Una vez puesta en marcha, la central será capaz de generar 50 MW de energía, lo que supone abastecimiento para 15.000 familias de ambientes rurales. Esta central es la primer fuente de energía instalada en la provincia desde el año 2002, cuando se inauguró el embalse Potrerillos.