Impsa y tres grupos internacionales compiten por proveer turbinas a Yacyretá

Las empresas entregaron ayer las ofertas económica, financiera, técnica y jurídica para participar en la licitación 669 del equipamiento electromecánico de Aña Cuá.

Compartir

La Entidad Binacional Yacyretá recibió ayer las ofertas de tres consorcios internacionales para la provisión de las turbinas que serán instaladas en el brazo Añá Cuá de la represa hidroeléctrica, ampliación que elevará un 9% la producción de electricidad y demandará 3.000 puestos de trabajo.

Los oferentes fueron la compañía argentina IMPSA, del Grupo Pescarmona; la unidad brasileña del grupo alemán Voith, Voith Hidro LTDA y la responsable de la hidroeléctrica Tres Gargantas, la mayor del mundo, China Gezhouba Group Limited Company.

“Esta obra es fundamental para la Argentina y el Paraguay, por lo que la participación fue importante y es una muestra más del interés por invertir en los dos países”, dijo esta tarde el director ejecutivo de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), Martín Goerling.

Junto al asesor jurídico de la EBY en Paraguay, Luis Canillas, Goerling encabezó la apertura en la que se presentaron las tres ofertas para llevar adelante la obra electromecánica del brazo Aña Cuá.

El proyecto prevé la instalación de tres turbinas Kaplan y la puesta en marcha permitirá un aumento de la potencia de la generación medial anual del 9%.

El 16 de abril, ocho consorcios que agrupan a 24 empresas presentaron ofertas para realizar la obra civil, que implicará una inversión de 300 a 350 millones de dólares, sobre un total que sumará cerca de 650 millones de dólares, según lo dicho por Goerling.

Los generadores cuyas ofertas se conocieron hoy en Buenos Aires serán del tipo sincrónicos trifásicos, accionados por las turbinas hidráulicas, con eje vertical, totalmente cerrados y refrigerados, con intercambiadores de calor aire/agua alrededor del estator y tendrán una capacidad de 100 MVA.

En 1999 fueron realizados los estudios de un proyecto para utilizar el caudal del brazo Aña Cuá de entre 1.000 y 1.500 metros cúbicos por segundo, con un salto hidráulico de 20 metros en la generación de energía adicional a la de la central principal, y se prevé que la potencia instalada de la nueva central será de 276 MW.

“La tasa interna de retorno del capital invertido sobre 20 años es del 14,71 por ciento y se estima que las obras generarán 3.000 nuevos empleos”, informó la EBY y aseguraron que “se generará un 9% más de potencia sin necesidad de incrementar la superficie del embalse ni ejecutar nuevas presas, esclusas, vertederos ni relocalizaciones”.