Hoy se desarrolló la audiencia inicial por Portezuelo del Viento

Estuvieron representantes de la provincia de Mendoza y de La Pampa, donde cada uno expuso sin la posibilidad de debate.

Compartir

Los aspectos ambientales y técnicos de la futura represa hidroeléctrica de Portezuelo del Viento, en el sur de la provincia de Mendoza, fueron analizados en una audiencia pública en la ciudad mendocina de Malargüe.

Unos 70 oradores estaban inscriptos en la audiencia organizada por el Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía junto a la Secretaría de Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial de la provincia.

La futura central, el mayor proyecto hidroeléctrico de Mendoza, aportará 210 Mw (megavatios) al Sistema Argentino de Interconexión, con una inversión calculada en unos US$ 200 millones.

La represa, cuya construcción sobre el río Grande será licitada antes de fin de año, producirá 887 Gigavatios/hora anuales, de acuerdo con los cálculos de la Subsecretaría de Energía Hidroeléctrica de la Nación.

Portezuelo del Viento, que es motivo de un conflicto con la provincia de La Pampa, tendrá cinco veces la capacidad del dique Potrerillos, generará más de 5.000 puestos de trabajo durante su construcción, según datos oficiales.

Se la considera un incentivo al turismo en los departamentos de San Rafael, General Alvear y Malargüe, en el sur de Mendoza. Una obra posterior a la construcción del dique permitiría extender en unas 58.000 hectáreas el área bajo riego, con un fuerte impacto favorable en materia de producción agropecuaria.

En enero pasado, el presidente Mauricio Macri laudó a favor de Mendoza en el conflicto planteado por La Pampa en el Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco) sobre el uso de recursos hídricos compartidos.

El río Grande es el principal aporte del río Colorado, el más septentrional de los cursos fluviales de la Patagonia, que nace en el sudoeste de Mendoza cerca del límite con Chile, en plena cordillera de los Andes, y recoge el agua de varios afluentes importantes a lo largo de sus 127 kilómetros de recorrido.

Tras el laudo, el Gobierno mendocino avanzó en la definición de aspectos necesarios para elaborar el pliego final con el que se llevará adelante la licitación, como la revisión de los estudios geológicos y la elaboración de un modelo hidráulico para determinar cómo se comportará la estructura de la represa.

A fines de 2017 la Cámara de Diputados de Mendoza aprobó el proyecto de ley de utilidad pública de las tierras que serán expropiadas para emplazar la obra, y quedan aún pendientes la construcción de caminos de acceso y el tendido de líneas de energía.

Se analiza en ese sentido el transporte de la línea eléctrica con DistroCuyo; la construcción de la nueva traza de la ruta 145 (con la Dirección de Vialidad) y la relocalización del poblado Las Loicas.

En tanto, ya se estableció la concesión de la generación hidroeléctrica para la Empresa Mendocina de Energía (Emesa) durante 50 años, con un aporte de regalías a un fondo específico (Fopietzad) para construir obras de transporte eléctrico.
También se realizó el estudio de trashumancia (pastoreo), a través de un comité interdisciplinario encabezado por la Universidad Nacional de Cuyo.

La Corte Suprema de Justicia debe resolver aún el recurso de queja presentado por La Pampa, mientras la audiencia nacional por el proyecto “se estima para el mes de agosto”, según anticipó Soledad Barros, de la Unidad de Evaluación Ambiental de la Secretaría de Ambiente de Mendoza.

El subsecretario de Recursos Hídricos de la Nación, por su parte, dijo días atrás que a fines de mayo tendrá lugar al primer llamado a preclasificación de empresas interesadas en participar del proyecto.

A fin de evitar de moras, la subsecretaría incluyó en su página de Internet el “data room” para el llamado a licitación pública nacional e internacional del Aprovechamiento Hídrico Multipropósito Portezuelo del Viento, y habilitará su acceso a partir de mañana, informaron fuentes oficiales.