Generadoras eléctricas insisten en cobrar deudas atrasadas por más de $20.000 millones

Las compañías generadoras de electricidad confían en que el Estado Nacional regularizará en los próximos meses la deuda de más de 20.000 millones de pesos que mantiene con las empresas del sector por el abastecimiento energético del país de los últimos 12 años, expresó la Asociación de Generadores de Energía Eléctrica de la República Argentina (AGEERA).

Compartir

“No fue resuelta aún la vieja deuda de CAMMESA (Compañía Administradora del Mercado Eléctrico) con las empresas generadoras de energía. Son aproximadamente 20.000 millones de pesos, con intereses por atrasos históricos. Eso, en algún momento, tiene que tener un punto final, hay que darle un cierre”, puntualizó Gabriel Ures, presidente de AGEERA, la entidad empresaria que nuclea al 89 por ciento de las compañías del sector.

En diálogo con Télam, Ures recordó que la deuda con el sector surgió de “una situación heredada, que se tiene que cerrar” e interpretó que la resolución de esta controversia generará condiciones para que “las empresas puedan pensar en invertir a largo plazo”.

Históricamente, la tarifa que pagaban los usuarios alcanzaba para cubrir los costos de toda la cadena (generación, transporte y distribución). Pero, el congelamiento tarifario vigente hasta principios de 2016 y el simultáneo aumento en otras variables, como la inflación, el costo internacional de combustible y el tipo de cambio, afectaron la ecuación económica de las compañías.

Este desfasaje producido directa o indirectamente por CAMMESA impactó en la calidad del servicio eléctrico para los usuarios y generó una deuda millonaria con los productores de energía, que AGEERA confía en que se regularice “lo antes posible”.

Adicionalmente, una parte de la deuda se produjo cuando los distribuidores empezaron a “estirar” su plazo de pago a CAMMESA o, simplemente, dejaron de pagar. Esta situación obligó al Estado a brindar algún aporte adicional para cubrir el cada vez mayor desfasaje económico. “Esos fondos venían a cuentagotas y con muchísima demora”, recordó Ures.

En similares términos a los de AGEERA se expresó Maurizio Bezzeccheri, Country Manager de ENEL, empresa que integra la Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica de la República Argentina (ADEERA).

El directivo juzgó que el retraso en las tarifas durante muchos años y la falta de pago de energía a CAMMESA, provocó un “pasivo regulatorio” -en este caso- en las compañías distribuidoras de electricidad.

“En la ley de balance del Estado se previó un capítulo para compensar las deudas de las distribuidoras del país que tenían con CAMMESA por la energía que no le pagaron. Este es un capítulo que queda abierto y esperamos que se pueda solucionar este año”, se esperanzó el directivo de ENEL.

Por su parte, el presidente de AGEERA dijo que en la entidad que lidera son “muy optimistas con las nuevas autoridades ya que han sido extremadamente receptivos y de puertas abiertas. Nos juntamos con el ministro, los secretarios y son el día y la noche” en comparación con las autoridades de la anterior gestión de Gobierno.

AGEERA es una asociación civil creada en 1992 que nuclea a la mayor parte de las empresas de generación térmica, hidroeléctrica y nuclear de todo el país y que, además, es accionista del 20 por ciento del capital de CAMMESA.

La entidad propuso cambios en las reglas del funcionamiento del mercado eléctrico. “Los jugadores que están en la mesa de AGEERA son empresas que se encargan de construir, operar y mantener centrales de generación. Ese es su expertise. Toman riesgo y quieren tener decisiones sobre eso”, explicó.

“Pero, en los últimos 12 años, se fueron cortando todos estos poderes de decisión y, como consecuencia de ese accionar, las centrales no pueden hacer contratos de largo plazo con grandes usuarios, ni de transporte o abastecimiento de combustible”, lamentó.

Abogó por un cambio en el rol de la compañía que administra el mercado eléctrico. “Tiene que estar como administrador y no como regulador, que es en lo que se transformó en los últimos años”.

“En CAMMESA pueden tener una visión del abastecimiento y eso es entendible cuando te falta. Pero cuando la situación empieza a estar un poco más tranquila, pueden empezar a liberar, para que los generadores tomen su riesgo y empiecen a dar señales”, sostuvo el presidente de AGEERA.

Ures planteo finamente que el Estado debería “permitir a los generadores negociar y adquirir su propio combustible, insumo fundamental para el funcionamiento de una central (gas natural, GNL, gas oil, fuel oil) y asumir los riesgos propios de una actividad comercial”.

Además, “se debería eliminar la suspensión que rige actualmente para la celebración de contratos en el Mercado a Término, posibilitando la realización de acuerdos a mediano y largo plazo entre generadores y grandes, y distribuidores. Esto posibilitará nuevos proyectos y dará señales claras a la oferta y la demanda”, concluyó.