En enero de 2018 se licitará la ampliación de Yacyretá

Compartir

Los días 16 y 30 de enero próximo se licitarán las obras de suministro electromecánico y civiles para la ampliación de la central hidroeléctrica Yacyretá, instalada en el río Paraná, a partir de la puesta en funcionamiento del brazo Añá Cuá, según lo anunció hoy el director ejecutivo de la Entidad Binacional, Humberto Schiavoni, desde Ituzaingó, provincia de Corrientes.

La central hidroeléctrica Yacyretá alcanzó en 2016 una generación anual récord de más 21 millones de Megawatts/hora de energía, lo cual permitió abastecer de electricidad al 15% del país, expresó a Télam el director ejecutivo de la Entidad Binacional, Humberto Schiavoni, quien anticipó que “entre 2020 y 2023” concluirán las obras de mejora que ampliarán “un 5% más” la oferta energética de la Argentina, con una inversión de u$s 400 millones.

“Pusimos en marcha en 2016 un Programa de Rehabilitación Integral de las turbinas de la central para que puedan volver a funcionar a plena potencia”, describió el funcionario y estimó que las obras de mejora demandarán una “inversión total de u$s 400 millones”.

“Se produjeron 21.630.000 MWh en todo el año, lo cual equivale al 15% de generación eléctrica del país”, precisó Schiavoni en diálogo con Télam.

Los trabajos desarrollados en el marco del Programa de Rehabilitación Integral permitieron alcanzar “un récord absoluto de generación desde que funciona Yacyretá”, en 1994, remarcó.

La central, que se construyó entre Argentina y Paraguay, a 220 kilómetros de la ciudad de Corrientes y 90 de Posadas, posee 20 turbinas tipo Kaplan, que tienen la forma de una hélice con 5 álabes o palas.

Los 9,5 metros de diámetro del rodete por donde giran las palas, permiten el paso de un caudal de 800 m3/s (800.000 litros de agua por segundo) y la fuerza que produce el salto de agua posibilita que giren las turbinas y se transforme en energía eléctrica.

Más allá del logro de producción que se obtuvo, Schiavoni juzgó que “lo más importante es la política que está llevando a cabo el Gobierno de diversificar la matriz energética y no quedarse solamente con la generación térmica, sino apostar a todas las fuentes donde la Argentina tiene ventajas comparativas muy importantes”.

“No es sólo la energía hidroeléctrica sino también las nucleares, eólicas, fotovoltaicas, biomasa, lo que se hace con residuos de aserradero. Es una decisión política muy importante”, reafirmó.

Mencionó “importantes avances” en proyectos como los de “Aña Cuá, Garabí, las centrales del sur, Chihuido” y especificó que, varios de ellos, “están en proceso licitatorio y van a obtener financiamiento genuino”.

Advirtió, no obstante, que “habrá que esperar el enlace en el tiempo, porque estos proyectos tienen un proceso de maduración hasta que entran en funcionamiento”.

Schiavoni mostró su “enorme satisfacción” por el récord alcanzado y atribuyó la histórica baja productividad energética a que la central Yacyretá “funcionó casi 15 años con un nivel de salto inferior para el que estaba diseñada”.

Schiavoni señaló que “la perspectiva es seguir incrementando” la generación de energía eléctrica de Yacyretá, en tanto anticipó que “cuando se complete todo el proceso de rehabilitación, vamos a tener cerca de un 5% de productividad adicional y, lo que es más importante, de confiabilidad”.

“Ese plazo es progresivo porque (las obras de mejora) se hacen en etapas. No se puede detener el 100% de las turbinas, hay que ir parando de a 2 por vez, por eso calculamos que entre el 2020 y el 2023 va a estar completo el programa de rehabilitación integral de la Central”, detalló el titular de la EBY.