El Huracan Harvey destroza un dique y una refinería en Texas

Un Huracán azotó la costa de Texas y desde el fin de semana está provocando daños multimillonarios que todavía no se pueden resolver. La industria hidrocarburífera es la más afectada.

Compartir

Las inundaciones siguen asfixiando a Houston, la cuarta ciudad más grande de Estados Unidos, mientras esperan que el viernes caiga otro metro cúbico de agua. Hasta el momento las predicciones de los daños suman más de $ 100 mil millones de dólares, por lo que Harvey sería el desastre natural más costoso después de Katrina, en 2005.

El huracán de categoría 4 tocó tierra hace tres días y desde entonces no deja de causar molestias a todos los habitantes de Texas, la capital del petróleo estadounidense. Acorde a los primeros sondeos, el huracán dañó el 30% de la capacidad de refinación de combustibles de todo el país, según los analistas de la consultora Tudor Pickering Holt & Co.

Se espera que el total de los daños no tenga mayor impacto en el PBI del país, sin embargo los envíos de combustible se verán afectados. En los últimos 12 meses la región envió 3.5 millones de barriles de gasolina y diesel a toda la costa este, según los registros de JP Morgan Chase & Co. Diez de las 25 refinerías de Texas permanecen cerradas hasta que pase el temporal. Mucha infraestructura, como oleoductos y gasoductos, también fue destruida y no se conoce aún el impacto total.

De momento los precios del gas registran una suba respecto de la semana pasada. Los precios de la gasolina para el despacho de Septiembre, que vence este jueves, trepó 5.89 centavos para llevarlo a U$ 1.8422 el galón (3.78 litros) en el mercado de Nueva York. Es la mayor suba del galón en más de dos años. Por su parte, el WTI registró una baja de 26 centavos para quedar en U$ 46,06, unos de los picos más bajos desde Julio.

Parte de la costa de Texas quedará sin suministro de energía eléctrica temporalmente.

Por otro lado, el dique de Columbia Lake se desbordó y obligó evacuar parte de la población. Dieciocho personas fallecieron y 30.000 tuvieron que ser desplazadas de sus viviendas por falta de electricidad y agua potable. Se espera que 450.000 personas reciban ayuda por parte del gobierno.

En una conferencia de prensa ofrecida el lunes, el presidente Trump se pronunció sobre lo courrido en Houston. “Van a ver una rápida reacción del Congreso, seguramente del presidente. Vamos a darles fondos”, aseguró Trump, haciendo referencia a que el congreso aprobará fondos de emergencia para destinar a la región afectada.