El etanol aumentará su cuota en el corte de la nafta

La incorporación de la tecnología flex-fuel es la condición que el Gobierno nacional exigirá para que el corte de las naftas con el bioetanol suba al 20 por ciento.

Compartir

“A partir de la incorporación del motor flex, que permiten aumentar la proporción y el uso de etanol hidratado, aspiramos a que el etanol participe en un 20% en el corte de la nafta”, aseguró Mariano Lechardoy, subsecretario de Bioindustria de la Nación, en la Sociedad Rural de Jesús María, en Córdoba.

Lechardoy explicó que en 60 días estará lista una evaluación de emisiones con un corte al 15 por ciento, desarrollada en el laboratorio del Ministerio de Ambiente. Este parámetro ambiental se rige por normas europeas, más exigentes que las que tienen Estados Unidos y Brasil.

Además, el secretario de Agregado de Valor del Ministerio de Agroindustria, Néstor Roulet, adelantó que se está analizando el esquema jurídico que posibilite en el futuro a proveedores de bioetanol participar en una “compulsa de precios”, con la idea de lograr una mayor competencia en este mercado.

El Gobierno nacional tiene en carpeta una serie de medidas para impulsar los biocombustibles y la bioenergía, enfocados como “una política de Estado”. Entre ellas, un cambio en el esquema de precios para el etanol, junto con el aumento del corte con las naftas que sólo será posible a través de motores flexibles y la aprobación de una ley de energías distribuidas.

Esta última norma, que ya tiene predictamen de comisión de asesores en la Cámara de Diputados, buscará alentar la generación en pequeñas fuentes locales y que se vuelquen más inversiones en bioenergía a través de plantas con biomasas vegetales o animales y residuos, entre otras, y la generación de biogás.

Con el régimen legal vigente, que permitió el desarrollo de la industria del etanol, las plantas productoras  tienen asegurado un cupo de provisión y también un precio (que ronda unos 90 centavos de dólar por litro, según los funcionarios, que consideran poco competitivo en relación con otros países, como Brasil). Estos resortes de la ley de combustibles tienen vigencia hasta el año 2021.

Según los funcionarios, el cupo de las etanoleras permite la provisión de 917 mil metros cúbicos, versus un consumo de etanol que se ubicaría en 1,2 millones. “Nuestra idea es que una futura participación para el aumento de la mezcla no sea a través de cupo, sino que las petroleras puedan establecer su demanda en un mercado de mayor competencia”, mencionó Roulet.