El Gobierno Nacional impulsa al Cluster de Energías Renovables

Las autoridades se reunieron nuevamente para continuar con la labor de crear un espacio de articulación industrial fortalecido, para que los proyectos de energías renovables maximicen el contenido local.

Compartir

Con la premisa de apoyar al sector de la industria energética para que las inversiones impacten en el empleo y en la generación de valor agregado local, el subsecretario de Energía y Minería, Emilio Guiñazú, encabezó una reunión junto a Gustavo Perego, Subsecretario de Integración de Políticas Productivas del Ministerio de Producción de la Nación y Guillermo Cruz, Subsecretario de Producción de Mendoza, para dialogar sobre herramientas y acciones concretas necesarias para fortalecer el clúster energético.

El encuentro, que se realizó en el Centro de Información y Comunicación de la Universidad Nacional de Cuyo (CICUNC), fue motivado por los funcionarios del Gobierno de Mendoza para “darle institucionalidad a un sector que existe pero es desconocido en la Nación”, explicó Pablo Magistocchi, director de Energía de Mendoza.

La reunión del clúster tiene por objetivo entender la cadena de valor en busca de las distorsiones de competitividad, impuestos, márgenes, costo laboral, entre otros. Esto, trabajando con todo el ecosistema productivo que provee al sector de energías renovables para determinar con mayor especificidad qué demanda cada uno de los proyectos renovables y cómo vincular la oferta con esa demanda.

Gustavo Perego, uno de los oradores del encuentro, comentó que “hay muchas provincias que tienen experiencia en la materia. En esta ocasión trajimos a gente del Cluster de Industrial de Petróleo, Gas y Minería de Córdoba para que mostraran en Mendoza un caso exitoso de grupos asociativos de empresas. Trajimos un empresario que contó la experiencia de como él, a través de un cluster, llegó a tener más clientes, generar más negocios, generar sinergias entre los participantes, y pudo incluso generar nuevos productos”, explicó Perego.

“En Argentina hay mucho desarrollo en términos de cadena de valor. Lo que nosotros vimos es que hay algunos lugares donde está la posibilidad de asociatividad. En el caso de Mendoza, el mismo gobierno provincial nos planteó la posibilidad de llevar adelante esta propuesta. Veníamos trabajando con las cámaras, con muchos empresarios, y vimos que se daban las condiciones para generar un cluster, debido a que Mendoza tiene; capacidad instalada, track record en término de proyectos generados -hidroeléctricos, eólicos, fotovoltaicos-, un sector metalmecánico fuerte, empresas que exportan al mundo bienes que son para el sector de energías renovables, sumado a un esquema institucional organizado. Lo que se necesita es ayudar a que los empresarios busquen este proceso asociativo para generar ganancias, sinergias y escalabilidad”, explicó el Subsecretario.

“Lo que hacemos desde el Gobierno Nacional es ayudarlos en ese proceso, mostrarle las herramientas que podemos facilitarles. Hay oportunidades. A diferencia de antes, hay megas que se están instalando, hay nuevas licitaciones y proyectos de la provincia misma. Existe un traccionador y las empresas están viviendo ese proceso. Si nosotros las fortalecemos institucionalmente, mejoramos las condiciones para que sean competitivas”, agregó Perego.

“El principal beneficio de estas asociaciones es que se reducen los costos de transacción de información, o sea que un empresario tenga mayor facilidad de conocer lo que un tecnólogo está tomando como base para sus decisiones a la hora de desarrollar un proyecto. También baja los costos de ingreso a una nueva industria, es decir; si quiero entrar como una empresa sola al sector de oil & gas, es muchos más difícil que hacerlo a través de un cluster de 150 empresas”, concluyó Perego.

Sabina Trossero, también funcionaria del Ministerio de Producción de la Nación en el área de Articulación Federal y Sectorial, fue la segunda oradora de la reunión. Sabina formó parte del Cluster Industrial de Petroleo, Gas y Minería de Córdoba que surgió en Octubre de 2014. “Muchas veces nos preguntaban qué hacen los cordobeses trabajando en petróleo si no tienen petróleo. La idea siempre fue generar un grupo asociativo y colaborativo entre empresas con la capacidad o la intención de ser proveedores de estos sectores. En córdoba muchas compañías estaban en busca de una oportunidad para diversificar su capacidad productiva, diversificar sus mercados, o transformarse”, explicó.

“Al principio eran treinta empresas, acompañadas por la provincia, el INTI y las universidades de la provincia. De a poco fueron armando  su oferta productiva, ya que antes no tenía productos para estos mercados, pero una vez que empezaron a conocer los segmentos y la demanda, empezaron a construir su propia oferta. Esto llevó a todos a conseguir nuevos clientes”, dijo Trossero.

“Una cuestión clave para el cluster, una condición necesaria fue que si ya eras proveedor del sector, tenías que compartir tu cartera de clientes, que no es cuestión para ninguna empresa, mucho menos si dentro del cluster hay competidores. Siempre uno es muy reacio a compartir información, pero era una prueba de fuego. A los que no habían sido proveedores también se les exigía lo mismo a medida que iban generando experiencia”, explicó Trossero.

Respecto a la respuesta de las empresas mendocinas a la propuesta del cluster, Trossero explicó que “noté diferentes sensaciones y distintos estados de situación de cada empresa. En principio había mucha curiosidad por saber cómo se comparte la información. Es una duda que siempre se le genera a los empresarios porque trabajaron muy fuerte para conseguir los clientes. Por otro lado, algunos ya están pensando en cómo compartir negocios, es decir; cómo ensamblar equipos que requieren de la participación de varias empresas. Es una buena señal porque ya dejan de pensar en empresas individuales y comienzan a pensar en grupo”, dijo Trossero.