Convocan a reunión para decidir el futuro de planta de agua pesada en Neuquén

Se buscan analizar alternativas para dar viabilidad y ofrecer una salida a la planta.

Compartir

El senador de la Nación, Guillermo Pereyra, convocó para este miércoles a una nueva reunión de la Comisión de Minería, Energía y Combustibles que preside en el Senado de la Nación para tratar el futuro de la Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP) que se encuentra en la provincia del Neuquén.

A la reunión fueron invitados trabajadores de la Empresa Neuquina de Servicios de Ingeniería (ENSI), que operan la PIAP, y el ministro de Energía y Recursos Naturales de la provincia del Neuquén, Alejandro Monteiro.

El objetivo es analizar junto a los senadores que componen la comisión las distintas alternativas presentadas para dar viabilidad y ofrecer una salida a la planta. En este sentido, los trabajadores presentarán su planteo que implica generar un stock de 400 toneladas para abastecer centrales nucleares y la posibilidad de hacer una planta de fertilizantes.

El senador recibió a delegados de los trabajadores de la Empresa Neuquina de Servicios de Ingeniería (ENSI) que operan la PIAP el pasado 18 de mayo, tras realizar gestiones en Buenos Aires buscando la reactivación de la planta y regularizar el pago de los salarios de los trabajadores.

En esta reunión, Pereyra se comprometió ante los trabajadores a impulsar una iniciativa en el Congreso para implementar medidas que permitan la reactivación de la PIAP.

La planta de Agua Pesada cuenta con dos reactores de amoníaco con capacidad para abastecer a una planta de fertilizantes, que tiene a este como uno de sus insumos.

La posibilidad de reconvertir la planta con la instalación de este proyecto permitiría producir fertilizantes nitrogenados y otros componentes para la industria química.

La planta pertenece al Estado Nacional y al Estado Provincial, y es administrada en la participación provincial por la empresa estatal local ENSI.