Caída del petróleo ante posible aumento de producción

Al final de las operaciones a viva voz de ayer en la Bolsa de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en julio perdieron 2,83 dólares respecto del día anterior, consignó la agencia de noticias EFE.

Compartir

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) bajó ayer 4,00% y cerró en 67,88 dólares el barril, ante la posibilidad de que se limiten los recortes a la producción de crudo aprobados en 2016.

La caída se produjo tras conocerse informes que dan cuenta de que Arabia Saudita y Rusia están a favor de acabar gradualmente con el recorte en la producción de crudo que fue aprobado a fines de 2016 y que se ha venido renovando desde entonces.

En tanto, el barril de petróleo Brent del mar del Norte, de referencia en Europa, finalizó en el International Exchange Futures de Londres en 76,44 dólares, 3,04% por debajo del cierre de la sesión anterior, tras perder 2,40 dólares por barril.

La posibilidad de que Rusia y la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) acuerden aumentar su producción para contrarrestar una caída de suministro en Irán y Venezuela arrastró hoy al Brent a la baja, según los analistas.

El precio del crudo europeo cerró en rojo por segunda jornada consecutiva, después de que la semana pasada llegara a superar la barrera de los 80 dólares por primera vez desde noviembre de 2014.

El anuncio de nuevas sanciones sobre Irán por parte de Estados Unidos había impulsado el precio del barril, ante la expectativa de que se reduzcan las exportaciones desde Teherán.

El declive de las extracciones en Venezuela, miembro de la OPEP, contribuyó asimismo al cambio del precio, al anticipar una reducción de la oferta global respecto a la demanda.

Esta semana, un aumento inesperado de 5,8 millones de barriles en las reservas estadounidenses comenzó a frenar la escalada del precio, una tendencia que se ha visto agudizada por los crecientes rumores entre los expertos sobre posibles medidas de Rusia y la OPEP para controlar la subida.

Según el diario británico “Financial Times”, representantes de Moscú y el cártel liderado por Arabia Saudita se reunirán en Viena el próximo 22 de junio para decidir sobre un aumento de la producción en torno a un millón de barriles diarios, cerca de 1% de la demanda global.

Esa decisión supondría un cambio de rumbo respecto a las medidas que la OPEP y Rusia acordaron a finales de 2016 para limitar su producción conjunta a fin de impulsar los precios del crudo.