Cae el consumo de gas en hogares

Una consultora consideró que es en respuesta a los aumentos en la tarifa. La demanda de gas por parte de la industria, sin embargo, aumentó.

Compartir

El Instituto Argentino de Energía “General Mosconi” (IAE) señaló que la baja en el consumo residencial de gas natural de los últimos doce meses indica que “los hogares han comenzado a dar repuesta al incremento de precios, disminuyendo cantidades demandadas”.

“El aumento en la demanda industrial de gas podría estar relacionado al crecimiento de la economía y la industria”, evaluó el informe mensual de la entidad.

En los últimos doce meses (a febrero de 2018) “el gas entregado a los usuarios residenciales muestra una disminución de 10,6% interanual, mientras que la industria aumentó 6% su consumo en igual comparación.

El informe puntualizó que el gas entregado en febrero totalizó 3.234 millones de m3, un alza de 7,5% interanual, y acumuló un aumento de 1,2% en los últimos doce meses.

Las centrales eléctricas tuvieron un consumo de gas natural 8,6% superior, considerando el acumulado de los últimos doce meses corridos (marzo 2017-febrero 2018).

La producción de gas natural, en tanto, se incrementó 3,1% en marzo frente al mismo mes del año anterior, mientras aumentó 0,2% en los últimos doce meses respecto a igual lapso de 2016-2017.

Por su parte, la producción de petróleo aumentó en marzo (0,4% interanual), pero disminuyó en el último año respecto al año anterior (-4,9%).

Por lo tanto, el IAE advirtió que, tanto la producción nacional de crudo como de gas natural, “presentan un desfasaje con respecto a los incrementos de la demanda interna de derivados” de ambos productos.

La balanza comercial energética de marzo se mostró deficitaria en US$ 120 millones, mientras el saldo negativo del primer trimestre se redujo a US$ 171 millones, frente a los US$ 222 millones en igual lapso del año anterior.

Por último, el informe señaló que los subsidios energéticos devengados comenzaron el año con “reducciones importantes” en el acumulado a febrero, según datos de la Asociación Argentina de Presupuesto Público (ASAP), aunque “el primer bimestre suele ser un periodo anormal en cuanto a la ejecución presupuestaria”.

Las transferencias corrientes disminuyeron 63,6% interanual, lo cual implicó menores subsidios por respecto de febrero de 2017: $4.020 millones.