Balance Energético Nacional y las renovables

Informe de Rumbo Energético analizando el crecimiento de las fuentes de generación luego del decreto de emergencia energética, hasta la fecha.

Compartir

El Balance Energético Nacional (BEN) que publica anualmente el Ministerio de Energía y Minería (MINEM) permite conocer con detalle la estructura del sector energético argentino. Haciendo uso de una parte de la información contenida en el BEN 2016 versión 1, en este reporte se muestra la participación de las fuentes de energía primarias y secundarias en la matriz energética nacional.

Asimismo, la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (CAMMESA) publica informes periódicos sobre diferentes parámetros del mercado eléctrico nacional. Del informe de CAMMESA se ha tomado solo la parte correspondiente a la potencia instalada total en el país, con el objeto de compararla con la participación presente y futura de las energías renovables en dicha matriz de capacidad de generación eléctrica. Los proyectos de energías renovables considerados son los que ya han sido adjudicados mediante la resolución 202-E/2016 y el plan Renovar y también se proyecta el probable crecimiento de las renovables hasta el 2025 basado en previsiones provenientes de fuentes oficiales.

Fuentes de energía primarias

Según lo define el MINEN para su clasificación, las fuentes de energía primaria son las fuentes de energía en estado propio que se extraen de los recursos naturales de manera directa, como en el caso de las energías hidráulica, eólica y solar; mediante un proceso de prospección, exploración y explotación, como es el caso del petróleo y el gas natural, o bien mediante recolección, como el caso de la leña. En algunos casos, la energía primaria puede ser consumida directamente, sin mediar un proceso de transformación.

Gráficos 1 y 2. Fuentes de energía primaria. En la Argentina, y como prevalece en la tendencia mundial, el consumo de gas natural y petróleo es dominante y solo se distingue del promedio mundial el bajo consumo argentino de carbón mineral. La energía hidráulica no predomina como fuente de energía primaria, pero destaca luego por su participación en la potencia instalada para la generación eléctrica (energía secundaria).

Se puede apreciar en los Gráficos 1 y 2 que, en la Argentina, el gas natural y el petróleo son las fuentes de energía primaria dominantes. Le siguen con menor grado de participación la hidráulica, los aceites vegetales, la nuclear y el carbón mineral. Esto es un tanto preocupante si se tiene en cuenta que el país es importador de gas natural y que la producción de petróleo va en declino sostenido. Mirando en el corto y mediano plazo, la producción de gas natural y petróleo de yacimientos no convencionales puede ayudar a mitigar estos problemas. Además, como se comentará más adelante, la política de reemplazo por energías renovables y el incremento de la eficiencia en el consumo energético han de aportar su grano de arena.

La energía hidráulica no predomina como fuente de energía primaria, pero destaca luego por su participación en la potencia instalada para la generación eléctrica (energía secundaria).

Fuentes de energía Secundarias

El MINEM también define que las fuentes de energía secundaria son las diferentes fuentes de energía producidas a partir de energías primarias o secundarias en los distintos centros de transformación para poder ser consumidas de acuerdo con las tecnologías empleadas en los sectores de consumo. Las formas de energía secundaria pueden resumirse en electricidad (producida de fuentes primarias o secundarias), gas distribuido por redes, gas licuado de petróleo (GLP), gasolinas, gas oil, kerosene y combustible jet, fuel oil y productos no energéticos (por ejemplo, asfaltos y lubricantes derivados del petróleo).

Gráficos 3 y 4. Fuentes de energía secundarias. El gas natural distribuido, la electricidad, los combustibles para automotores y usinas son las fuentes secundarias principales en la Argentina. El país se preparó para consumir intensamente gas natural a partir de los descubrimientos de importantes yacimientos en la década del 80, pero en las últimas décadas no han habido hallazgos de magnitud para el reemplazo de la producción con nuevas reservas y, como resultado de ello, el país comenzó a importar gas natural.

En los Gráficos 3 y 4 se puede observar que las fuentes de energía secundaria que predominan en el país son el gas distribuido, la electricidad, el diesel/gasoil y las motonaftas. Le siguen en orden de magnitud, el fuel oil, el gas licuado y el coque que priman sobre otros con magnitudes menores, como el bioetanol y el biodiesel. Estos forman parte del Consumo energético que, según el MINEM, comprende el consumo de productos primarios y secundarios utilizados por todos los sectores de consumo final para la satisfacción de sus necesidades energéticas.

Se puede apreciar la inclusión de un valor (2,370 Tep) para el denominado Consumo no energético que es el uso de recursos con fines distintos a la utilización como combustible. Por ejemplo, se encuentra en este rubro el consumo de etano para la producción de etileno, las naftas que se incorporan a los aceites lubricantes o pinturas, etc.

A partir de los años 80 el país se preparó para ser un fuerte consumidor de gas natural, luego de importantes hallazgos de yacimientos gasíferos y ello ha quedado reflejado en el balance nacional. En los últimos años y en consonancia con tendencias mundiales, existe una tendencia para incentivar el uso de energías renovables que hoy poseen una baja participación la matriz energética nacional.

La potencia instalada para generación eléctrica y la participación de las Energías Renovables

Por el lado de la capacidad instalada para generación eléctrica, la hidroelectricidad posee una participación importante, pero gran parte de las demás usinas generadoras instaladas son consumidoras de gas natural, diesel/gasoil y fueloil, todos ellos de origen fósil y por tanto no renovables. La participación de las denominadas energías renovables (excluyendo a la gran hidroeléctrica de > 50 MW) en la matriz de potencia instalada es aún baja.

La generación eléctrica por medio de la energía solar, eólica, hidráulica (< 50 Mw), el biogás y la biomasa, son las fuentes y el tipo de generación renovable que se analizan en esta parte del reporte.

Gráfico 5. Evolución de la potencia instalada por tipo de equipamiento, desde 2002 a octubre de 2017. Se observan saltos incrementales en los ciclos combinados, las turbinas de gas y el motor diesel, todos ellos importantes consumidores de combustibles fósiles no renovables. También se observa un salto en la nuclear con la incorporación de Atucha II. La hidráulica (> 50 MW) tiene un peso importante en la potencia instalada. Se puede observar aquí la baja participación actual de las energías renovables.

La capacidad total instalada total al mes de octubre de 2017 es de 35,925 MW de los cuales las energías renovables tienen instalados 720 MW (2%).

Mediante la resolución 202-E/2016 y el plan Renovar, las autoridades nacionales pretenden intensificar la participación de energías renovables. El plan Renovar ha tenido ya tres rondas en donde en cada una de ellas se han adjudicado proyectos presentados que contribuirán a incrementar la participación de las energías renovables en la capacidad instalada para la generación eléctrica.

Como resultado de la resolución 202 y de las rondas del Renovar, se incorporarán 4,333 MW de capacidad instalada renovable que significará un incremento de 602% con respecto a los 720 MW existentes y llevarían a las renovables a elevar su participación del 2% al 12.1% respecto de la capacidad instalada actual.

Potencia Instalada por tipo de equipamiento y proyectos adjudicados del plan Renovar y la resolución 202. Valores expresados en MW.

Tabla 1. Fuente: CAMMESSA

Puede apreciarse en los datos de la Tabla 1, que las energías renovables que más crecerán con la implementación efectiva de los proyectos ya adjudicados son la eólica y la solar.

Gráfico 6. Basado en datos oficiales y extraoficiales, se presenta una proyección propia de la potencia instalada para el año 2025, en comparación con la situación actual extractada de los datos oficiales. Se puede observar que las energías renovables pasarán del 2% al 20% en la matriz de capacidad de generación eléctrica, si se cumplen todas las expectativas de las autoridades.

En el Gráfico 6 se presenta el estado actual y una proyección de la potencia instalada para el período 2018-2025, interpretando las tendencias estimadas por las autoridades de energía. La potencia instalada total pasaría de 35,925 MW a 52,816 MW.

La potencia instalada aumentaría en 16,891 MW, de los cuales 9,914 MW corresponderían a energías renovables. El resultado de las licitaciones para proyectos de energía renovable indica que, hasta el presente, se han adjudicado proyectos por 4,333 Mw con lo cual restaría incorporar unos 5,580 MW de potencia instalada proveniente de nuevas rondas y nuevos proyectos renovables. De cumplirse esto, las energías renovables pasarán del 2% al 20% en la matriz de capacidad de generación eléctrica. Un importante logro para la eficiencia energética del país.

Nota:

  • Las fuentes de los datos son: Ministerio de Energía y Minería (MINEM) y Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (CAMMESA), ambos de la República Argentina.
  • Para los números de este escrito la coma (,) denota Miles y el punto (.) decimales.
  • Tep: toneladas equivalentes de petróleo.