Avanza el proceso de venta de dos centrales termoeléctricas por US$ 1.000 millones

Las empresas que adquieran los pliegos -que en el caso de Brigadier López costará US$ 10.000 y US$ 20.000 en el caso de Ensenada del Barragán- tendrán 90 días para presentar sus ofertas, tras lo cual se abrirá un periodo de análisis al término del cual se conocerá el resultado, hacia fines de septiembre.

Compartir

La venta por parte del Estado nacional de las centrales termoeléctricas Ensenada de Barragán y Brigadier López, por las que espera recaudar unos 1.000 millones de dólares, tendrá mañana su punto de partida con la publicación de los pliegos de licitación a cargo de la empresa Integración Energética Argentina (IEASA), sucesora de Enarsa.

Así lo adelantó el titular de IEASA, Hugo Balboa, quien precisó que los pliegos que se publicarán mañana se definieron tras los más de 240 comentarios recibidos al pre pliego de licitación de las centrales termoeléctricas durante el período de consulta pública, que generó el interés de una veintena de compañías locales y del exterior.

Las empresas que adquieran los pliegos -que en el caso de Brigadier López costará US$ 10.000 y US$ 20.000 en el caso de Ensenada del Barragán- tendrán 90 días para presentar sus ofertas, tras lo cual se abrirá un periodo de análisis al término del cual se conocerá el resultado, hacia fines de septiembre.

El lanzamiento del proceso de licitación -actualmente bajo la titularidad y la operación de IEASA para las dos plantas en ciclo abierto-, se realizará a pesar de que aún no cuenta con la valuación del Tribunal de Tasaciones de la Nación, dato que se dará a conocer a los interesados en breve, según señaló Balboa a la prensa.

La central bonaerense de Ensenada de Barragán tiene una potencia instalada de 560 Mw, mientras la santafesina de Brigadier López, situada en el parque industrial de Sauce Viejo, suma 280 Mw.

Pero quienes se adjudiquen las plantas tendrán la obligación de completar las obras de cierre de ciclo, ya en ejecución avanzada, que permitirán elevar esas potencias a 840 y 420 Mw, respectivamente.

Los trabajos para completar los equipos de turbovapor (ya concretados en un 90% en ambos casos) deberán completarse en un plazo de 24 meses luego de la transferencia para Ensenada de Barragán y 14 meses para Brigadier López. En Enarsa destacan en este sentido que todos los componentes necesarios para tales obras se encuentran emplazados en las mismas plantas (generador, turbina, condensador, etc.).

Quedan pendientes obras civiles, así como el suministro y montaje de equipos mecánicos, tanto en las centrales como en las tomas de aguas y acueductos (en Barragán se aguarda además el correspondiente permiso ambiental). Durante 2017 las dos plantas entregaron al Sistema Argentino de Interconexión (SADI) cerca de 2.500 Gwh.

Desde el Ministerio de Energía y Minería estiman que la firma del contrato de transferencia, a un precio cercano a los US$ 1.000 millones, se concretará entre fines de octubre y principios de noviembre.

Los adquirentes de cada fondo de comercio deberán además hacerse cargo de la deuda contraída por Enarsa por el financiamiento recibido para la construcción de las centrales, por lo que se estima que el neto que quedará en manos de IAESA alcance de 350 a 400 millones de dólares.

Esos compromisos están estructurados mediante dos fideicomisos financieros, cuyo saldo al 31 de diciembre pasado era de US$ 401 millones para Ensenada Barragán y US$ 210 millones para Brigadier López.