Audiencia de Fracking en Malargüe

El evento que se realizó en Malargüe tuvo por objetivo someter a consideración popular y técnica el proyecto de reglamentación de la actividad comúnmente denominada fracking.

Compartir

El subsecretario de Energía y Minería, Emilio Guiñazú, acompañado por el secretario de Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance, por la directora de Protección Ambiental, Miriam Skalany, y por el director de Hidrocarburos, Santiago Fernández Herrero, participaron de la audiencia pública que convocó a más de 300 personas y 67 oradores para debatir acerca de la reglamentación del procedimiento de extracción de hidrocarburos por estimulación hidráulica que la Provincia ha propuesto.

Luego de exponer sobre la situación de la actividad hidrocarburífera de Mendoza, el subsecretario Guiñazú comentó que “hoy podemos decir que al menos el 20% del Producto Bruto Geográfico de Mendoza depende directa o indirectamente del gas y del petróleo. Sacando al Estado, esta es la actividad económica más importante que tiene la provincia. Genera 15.000 empleos directos, en 2017 se invirtió más de $9.000 millones, es decir, después del Estado es el sector que más dinero mueve en la provincia, y la actividad le pagó al Estado más de $3.500 millones en regalías. Es una realidad que Mendoza necesita continuar con el desarrollo de esta actividad hidrocarburífera en forma técnica, económica, social y ambientalmente sustentable”.

Asimismo, Guiñazú resaltó la preocupación de una actividad que naturalmente se encuentra en proceso de declinación y las acciones que desde el Gobierno de Mendoza buscan para revertir esta situación, tales como la revisión de los contratos de concesión, el nuevo llamado a licitación pública después de 10 años de inercia y la apertura de nuevos horizontes que, a través de la utilización de tecnologías de vanguardia, permitan mejorar los factores de recuperación de los yacimientos convencionales y, por supuesto, abrir nuevas posibilidades a través de la incorporación de la estimulación hidráulica de yacimientos no convencionales.

Con respecto a las dudas que se presentan respecto al fracking, Mingorance despejó cualquier inquietud asegurando que la reglamentación de la actividad va a impedir que la fractura hidráulica ponga en riesgo las napas freáticas. “No es que vamos a tomar medidas para prevenir, sino que no se va a permitir la aprobación de un proyecto de esa naturaleza porque no vamos a asumir ese riesgo”.

De esta manera, el titular de Ambiente explicó que se exigirán los análisis geológicos de cada uno de los proyectos que busquen estimular la roca generadora para evitar las contaminaciones de las napas, y agregó “La estimulación que se realiza en Mendoza trabaja a 3.000 y 3.500mts de profundidad, cuando las napas de agua dulce posibles para ser utilizadas para el consumo humano y agrícola están por encima de a 300mt, lo que imposibilita la contaminación del agua subterránea dulce”. También el funcionario destacó por oposición el caso de una formación en Pensilvania, Estados Unidos, donde el acuífero ubicado a 200mts fue contaminado por la cercanía del shale, que se alojaba a una profundidad de 400mts. “En cualquier caso que exista una posibilidad de riesgo de contaminación, el Ejecutivo no va a aprobar el proyecto de estimulación hidráulica”.