Aranguren ratificó la liberalización del mercado del gas

Así lo expresó el ministro al inaugurar en Bariloche el Natural Gas Day 2018 organizado por la International Gas Union (IGU) y el Instituto Argentino del Petróleo y del Gas (IAPG), oportunidad en la que también destacó que las medidas adoptadas por el gobierno y la industria permitieron reducir un 50 por ciento los costos de producción en los dos últimos años.

Compartir

El ministro de Energía, Juan José Aranguren, aseguró eyrque el Gobierno nacional avanzará en breve en el proceso de normalización de la industria de producción de gas natural que conduzca a la posibilidad de que los precios se fijen libremente en el mercado.

La jornada del Natural Gas Day -que se efectúa en simultáneo con la cumbre de ministros de Energía del G20 que se realiza este jueves y viernes- fue inaugurada por el ministro Aranguren y el presidente del IGU, David Carroll, junto a representantes de empresas y organismos vinculados al mercado energético.

“Para potenciar el desarrollo del gas natural, nuestro gobierno ha iniciado en 2016 un proceso de normalización de la industria basado en el retiro de la intervención estatal y creando condiciones para la inversión privada” afirmó Aranguren en el encuentro que se desarrolla en el hotel Alma del Lago.

El ministro resaltó que el Gobierno nacional inició “un camino por el que los precios se determinen por la libre interacción de los jugadores en el mercado”.

Este sendero, añadió, dará paso a “un proceso gradual que permita cubrir los costos de desarrollo de la industria y la expansión de las áreas en las que los precios se fijen libremente por el mercado” y aseguró que “en este punto habrá novedades en los próximos meses”.

También destacó que “el proceso de reducción de costos de desarrollo se ha consolidado a lo largo de toda la industria no sólo sustentado en avances tecnológicos y la propia curva de aprendizaje”.

Aranguren destacó el aporte que tuvo “el acuerdo alcanzado entre sindicatos y empresas para mejorar la productividad del sector” firmado a comienzos de 2017 por el presidente Mauricio Macri, lo que en conjunto tuvo como consecuencia que “los costos se redujeron en 50% en los dos últimos años”.

“El gas natural desempeña un rol clave como facilitador de nuestra transición energética con el objetivo de garantizar el acceso a la energía y mitigar el cambio climático, permitiendo así desarrollar un futuro energético sustentable”, afirmó el ministro.

El tema de la jornada planteó al “gas natural, facilitando el crecimiento y los sistemas de energía más limpios”, en referencia al consenso sobre este combustible fósil de transición hacia el predominio de las fuentes energéticas renovables.

En ese sentido, los temas que se abordaron en el encuentro giraron en torno al gas como fuente de energía abundante, accesible y flexible, como contribuyente a la mitigación del cambio climático y al aire limpio, y como parte de la ruta para lograr un futuro energético sostenible.

La reunión de hoy precede al encuentro del grupo de trabajo de Transiciones Energéticas, que se extenderá entre mañana y el jueves también en Bariloche, a la que se sumará el mismo jueves la reunión de ministros de los países miembros del Grupo de los 20 (G20).

Los ministros serán los encargados de avanzar en la redacción de un documento sectorial que será elevado a la Cumbre Presidencial a realizarse en la ciudad de Buenos Aires el 30 de noviembre y 1 de diciembre próximos.

El encuentro ministerial, en el marco de la presidencia argentina de G20, será encabezado por el ministro Aranguren con la participación de autoridades del área de Estados Unidos, Canadá, España, Italia, Sudáfrica, Singapur, Senegal, Jamaica, Holanda y Chile.

También asistirán los viceministros de Energía de Alemania, China, Japón, Rusia, Arabia Saudita y el Reino Unido, entre otros delegados nacionales, además de organismos como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Organización Latinoamericana de Energía (Olade).

La prioridad del grupo es “la transición hacia sistemas energéticos más flexibles, transparentes y limpios” para lo cual promueve “la eficiencia energética y las energías renovables; el acceso y asequibilidad a la energía en América Latina y el Caribe; la reducción de los subsidios ineficientes a los combustibles fósiles; y la transparencia de la información y digitalización de los mercados energéticos”, destacó un documento de trabajo.