Advanced Micro Grids; la revolución de las baterías

La plataforma de AMS utiliza datos de consumo, precios de energía y métricas de eficiencia energética para crear un perfil energético de cada edificio. Con ello se modelan escenarios óptimos, utilizando las últimas tecnologías de almacenamiento y generación de energía, y sistemas de control y monitoreo.

Compartir

Advanced Micro Grid Solutions en una compañía establecida en la ciudad de San Francisco, fundada por Susan Kennedy, ex funcionaria de la administración de Arnold Schwarzenegger durante su gobierno en California. La empresa se especializa en la creación de “edificios híbridos eléctricamente”, que pueden ser oficinas o instalaciones industriales.

El concepto se basa en crear sistemas de baterías de gran tamaño que ayudan a reducir costos para usuarios y propietarios, y en algunos casos pueden prescindir de la conexión a la red. Con el reciente acuerdo que realizaron con SunEdison, que consta de una instalación capaz de almacenar 50 MW, Advanced Micro Grid Solutions demuestra que este puede ser el comienzo de la “revolución de las baterías”.

Otro de los grandes proyectos de AMS consiste en suministrar y operar un conjunto de baterías para Inland Empire Utilities Agency, una planta municipal de tratamiento y distribución de aguas. El proyecto provee agua potable para 850.000 vecinos del área de San Bernardino.

“Incluir grandes baterías al mix energético nos permitirá pagar menos en las horas pico de demanda, cargando los paneles solares durante el día y pudiendo elegir el momento oportuno para inyectarlo”, dijo el gerente general Joseph Grindstaff.

Las baterías que instala AMS son los “powerpacks” fabricados por Tesla. Se espera que con el uso de las mismas, Inland Empire cubra el 14% de su demanda eléctrica, provocando un ahorro del 5% al 10% en costos de electricidad. La clave del negocio de AMS no está sólo en suministrar las baterías sino en operar el sistema de manera eficiente para maximizar costos.

“Además de ayudarnos a reducir el consumo en horas pico, las baterías pueden suministrar energía a la red en caso de un apagón. No sólo eso, sino que será un elemento clave en la lucha contra la sequía de California ya que las instalaciones de Inland Empire reciclan grandes volúmenes de aguas residuales, una actividad crítica que requiere energía”, explicó Grindstaff. “En el largo plazo este cambio ayudará a suministrar agua potable y logrará que las instalaciones de este tipo sean autosuficientes”, concluyó el gerente de Inland Empire.

La cartera de proyectos de AMS es mucho más amplia y también cerraron un acuerdo con Irvine Company, una empresa de desarrollos inmobiliarios. El proyecto de AMS para Irvine consiste en instalar sus sistemas en 24 edificios de viviendas, lo que significará una reducción de 10 MW en la demanda de electricidad en horas pico para Southern California Edison, la compañía eléctrica de la ciudad. Esto permitirá utilizar la red para otros 10.000 hogares más necesitados.

Conjunto de edificios de Irvine Co, en California.

Si bien el negocio de las baterías apenas está floreciendo y distintas tecnologías están siendo testeadas, el enfoque de AMS permite darnos una idea hacia dónde se dirige el mercado. Cada vez son más las grandes empresas que piensas en capacidad de almacenamiento. Prueba de ello es que AMS llegó a un acuerdo con Shell para abastecer a sus oficinas en EEUU. Estamos creando un mundo donde no será necesario usar la energía en el momento que se genera, y ese pequeño detalle cambia todo el juego.